October: Respect Life Month

A reflection by Luz Helena Escobar, parish co-director of evangelization

October is Respect Life Month and the opportunity to reflect on how we appreciate our life. It is common when we hear about respect for human life, that we think about how to fight abortion, suicide or euthanasia; and we limit ourselves to offering the Rosary or our prayers for those who have committed a sin against life; it is not enough. 

This month is an opportunity to reflect on how we care and respect our lives and what we are doing to teach our children about respect for human life. Talking about respecting life from a distance is easy, but the real challenge is when we have to make a decision in a moment of crisis when everything looks dark. 

The proposal for this month is to talk as a family about respect for life, ask who is the owner of our life; reflect on why we believe that our life is a gift and has a purpose in God’s Plan; and propose options to take care of it. We must remember that each life is important, no matter what stage of life you are in or what happened on your way; from conception to death, life is a gift from God. 

Talking about it with the family could help us and our children prepare for when we or they must make a decision about our life or the lives of others. 

Perhaps we can begin with a morning or evening prayer as a family to thank God for giving us life one more day and open a space to discuss about this topic. If we really believe with our minds and our hearts that life is our greatest treasure, and we also believe that although the road may seem dark; while we are alive, we will have the opportunity to achieve God’s Mercy; this will be what is reflected in our actions, decisions and prayers. 

Octubre, Mes del Respeto a la Vida

 Octubre es el Mes del Respeto a la Vida y la oportunidad de reflexionar sobre cómo apreciamos la nuestra. Es común cuando nos hablan del respeto a la vida humana, que pensemos sobre cómo luchar contra el aborto, el suicidio o la eutanasia; y nos limitamos a ofrecer el Rosario o nuestras oraciones por aquellos que han cometido un pecado contra la vida; y aunque esto es una buena práctica, no es suficiente. 

Este mes es una oportunidad para reflexionar sobre cómo estamos cuidando y respetando nuestra vida, y lo qué estamos haciendo para enseñar a nuestros hijos sobre el respeto a la vida humana. Hablar de respetar la vida desde la distancia es fácil, pero el verdadero desafío es cuando tenemos que tomar una decisión en un momento de crisis cuando todo se torna oscuro. 

La propuesta para este mes, es hablar en familia del respeto a la vida, preguntarnos quién es el dueño de nuestra vida; reflexionar sobre por qué creemos que nuestra vida es un regalo y tiene un propósito en el Plan de Dios; y proponer que podemos hacer para cuidarla. Debemos recordar que cada vida es importante, no importa en qué etapa se encuentre o lo que haya sucedido en su camino; desde la concepción hasta la muerte, la vida es un regalo de Dios. 

Hablar de este tema en nuestras familias podría ayudarnos y ayudar a nuestros hijos a prepararse para cuando ellos o nosotros tengamos que tomar una decisión sobre nuestra vida o sobre la vida de los demás. 

Quizás podamos comenzar con una oración en familia durante la mañana o la tarde para dar gracias a Dios por regalarnos un día más de vida y en torno a la oración abrir un espacio para el diálogo de estos temas. Si realmente creemos con nuestra mente y nuestro corazón que la vida es nuestro mayor tesoro, y creemos también que aunque el camino se vea oscuro mientras estemos vivos, tendremos la oportunidad de lograr la Misericordia de Dios; esto será lo que se refleje en nuestras acciones, en las decisiones y en nuestras oraciones.

Sign up for our email newsletter!